La crisis de la UE, ¿irreversible o reconducible?