Del happening secesionista a la más absoluta miseria