Aporofobia, el rechazo al pobre