La demonización de la clase obrera catalana