Romper los techos de cristal, despegarse de los suelos pegajosos