No queda margen para más astucia