Sobre la alienación en la era digital