¿La crisis ecológica llama a la puerta?