La Revolución de 1917 y la alternativa al capitalismo: un comentario