Las urnas, las leyes y viceversa