De trenes que chocan y represiones previsibles