Fukushima 2017 y nucleares en primer plano. Crónica de marzo