Catalunya esconde la ley de ruptura para evitar el recurso de Rajoy