Restauración: la trama mandó parar