El mercado eléctrico: un sistema perfecto para enriquecer a unos pocos