Desigualdad, inversión y especulación: a propósito de Zara