Trump, Castro y nosotros