Ahora, la prioridad es enterrar la LOMCE