No sólo de impunidad vive el hombre. También el Estado