Hambre cero, inversiones. ¿Y ahora qué?