La construcción europea es una casa de locos