Del pensamiento único a la autoridad competente