Los titiriteros y la ficción de la democracia