La crisis traslada el escenario