Agustín Moreno, el maestro de la reivindicación