Colau, Carmena y las nuevas figuras de lo común