Hacia una democracia de lo común