¿Qué podemos aprender del chantaje al gobierno de Syriza?