¿Es el euro compatible con la Europa social?