¿Una recuperación sólida?