España, ¿neocolonia de una Europa alemana?