La revolución pasiva que padecemos