Grecia tras las elecciones: no es una amenaza, es una oportunidad