Grecia y Draghi, ¿dos rupturas?