La fascistización de la política institucional y el control oligárquico y represivo de la cultura política y social