El laicismo nacional como respuesta al suicidio de las democracias