Francisco Fernández Buey: Filosofar desde abajo