Europa, ¿democracia o imperio?