A propósito de las movilizaciones de Madrid contra la privatización sanitaria