El coste del rescate bancario: las cifras reales