El acuerdo entre bambalinas que podría haber dado un sistema sanitario de “single payer” a los estadounidenses