La carta indignada de un niño de 1.º de la ESO: "La clase de religión es un soborno de la Iglesia"