La avalancha de dinero no nos sacará del paro masivo