¿Salirse o no del euro? Un debate necesario