Las críticas a la clase gobernante son legítimas