La clase trabajadora responde a la crisis