De cómo la escasez de recursos y el cambio climático podrían producir una explosión global