¿Y si también quebraran los paraísos fiscales?