El régimen constitucional español, 34 años después