Manos arriba, esto es un contrato